Opciones

por David Chiles

Hay pocas cosas que los ciudadanos de los EE. UU. valoren más que las opciones. Vean ustedes los centros comerciales o las tiendas de abarrotes y allí encuentran una multitud de opciones de las cuales escoger lo que deseen. Y hay todo lo que uno quiera. Lo podemos tener todo.


¿Cómo puede ser esto algo malo? Después de todo, trabajamos duro para tener acceso a nuestras opciones, ¿no? Tenemos la fortuna de vivir en un país que nos brinda muchas libertades, y quizá la mejor de ellas es la libertad de poder escoger.

Pero considera a Concha, una mujer Mexicana que cose pantalones para ganarse la vida. Trabaja en una maquiladora Mexicana con dueños en los EE. UU. y todo lo que produce es exportado para venderse en tiendas de descuento. Por su labor, Concha gana seis dólares al día, $36 por semana. Por ser este salario bajo, le es necesario vivir en una comunidad de paracaidistas en donde falta agua, calles pavimentadas, drenaje o un suficiente número de escuelas o clínicas de salud. Tiene niños, pero no tiene para poder mandarlos a las escuela mas allá del sexto grado. Sin educación, la única opción que tienen sus niños es la de trabajar, como su mamá, en las maquiladoras.

A mí me gustan mis opciones. Cuando voy a la tienda, puedo comprar muchos artículos de ropa producidos por Concha y mujeres como ella. Puedo comprar televisores producidos por su vecina (un hogar en los EE. UU. tiene más televisores que miembros de familia). Demando mis opciones, y los negocios los proveen manteniendo el costo de producción bajo, y pagándole a Concha sus seis dólares. Concha no tiene otra opción mas que usar su dinero para la supervivencia básica, para comida. Yo tengo opciones porque Concha no las tiene.

Este es un argumento que nos lleva a su elemento esencial. No quiero darles la opción que no me entiendan.

¿Hay otra manera? Podemos practicar la sencillez, limitando lo que acumulamos. Esto no va a afectarle directamente a Concha y darle una vida mejor, y sus amigos quizá pregunten lo que vaya a pasar a todos los trabajadores cuando esta maquiladora se cierre. La sencillez, por supuesto, no es un medio para lograr un fin. Nos libra para reestablecer nuestras prioridades. Si no estoy viviendo para acumular cosas, ¿para qué estoy viviendo? Piense en las opciones que esto presenta, como en todas las maneras por las cuales podemos contribuir para hacer nuestra comunidad y nuestro mundo un lugar mejor.

Cuando necesitamos comprar cosas, también podemos considerar el ‘comercio justo’. Una desventaja de comprar pensando en el ‘comercio justo’, un sistema alternativo que asegura que todas las Conchas del mundo sean compensadas justamente por su trabajo, es que nuestras opciones son limitada: no hay muchas tiendas, aparte de las que nos ofrecen tantas opciones, en donde podemos hacer nuestras compras o productos de ‘comercio justo’ que podamos comprar. Y, como no hay mucha mercancía de ‘comercio justo’, muchas veces cuesta mas. Entonces, no podemos comprar mucho. La industria del ‘comercio justo’ está creciendo y puede extenderse mas pero solo si es llevado por nuestro consumo. Olvidémonos por un momento de los gobiernos que explotan a su pueblo, y los negocios que no hacen caso de los derechos humanos. Preguntémonos en dónde nos vemos en este cuadro que les he pintado.

Podemos ejercer nuestra opción de comprar todo lo que queramos, en donde queramos. O podemos ejercer nuestra opción de vivir con integridad, deshaciéndonos de todos los detalles superfluos mientras nos decidimos afirmar la dignidad de nuestros hermanos y hermanas.

Claro, que la decisión es nuestra.

David Chiles, actualmente, es miembro de la mesa Directiva de la Casa anunciación y sirvió de voluntario con la Casa Anunciación de 1999-2001. Al presente, está en el Colegio Cabrini en Pensilvania. Cada año acompaña a un grupo de estudiantes y educadores del colegio Cabrini a la frontera para participar en el programa de imersión que ofrece el Border Awareness Education.

About michael connor

Word Press / front end developer Crossfit Level 1 Trainer White Water Rafting Guide
This entry was posted in Media and Commentary. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s